Llega un día en el que te levantas, apagas el despertador, te desperezas mientras vas al baño y, al mirarte al espejo, no te reconoces. Sientes que aquella mujer que te devuelve la mirada es una completa desconocida. Y le tienes un poquitín de pena al ver sus ojeras y cara de cansancio perpetuo.

Entonces te preguntas en qué momento tomaste el camino equivocado y decidiste vivir una vida aburrida que te va consumiendo la energía poco a poco, te mantiene paralizada, sin ilusiones, sueños ni motivaciones que te impulsen a seguir adelante con una sonrisa en la cara.

Esta situación y otras similares son las que suelen desencadenar el deseo de cambiar tu vida, empezar a vivirla y experimentarla en primera persona, en vez de verla pasar como una simple espectadora. Sientes que necesitas hacer algo que te haga sentir realizada y quieres mirarte al espejo reconociéndote y sintiéndote orgullosa de ti.

Si eres madre, puede que esta situación se desarrolle mientras los chiquillos corren a tu alrededor abriendo y cerrando grifos, botes varios, cajones que les has dicho millones de veces que no toquen… pero mientras sostienes la mirada que te devuelve el espejo, estás tan abstraída analizando tu nivel de desencanto, que es como si lo aquello que sucede a tu alrededor no tuviera nada que ver contigo.

Y ahí, en ese preciso momento, tu mente toma una decisión, de forma más o menos racional, que te ilusiona y aterra a partes iguales por el gran cambio que supondrá en tu vida. Pero mientras verbalizas y analizas ese pensamiento, desarrollando en milésimas de segundos toda una serie de desgracias y obstáculos aterradores que te frenarán en tu camino hacia tus sueños, una leve sonrisa se dibuja en tus labios.

Y ahí se planta la semilla que te lleva a rascar minutos de dónde no los hay para hacer realidad tu idea: pasas horas leyendo libros sobre emprendimiento, aprendiendo todo lo que crees necesitar para crear un negocio online que te permita mantener el equilibrio entre tu vida personal y profesional, formándote con otros profesionales en busca de fórmulas secretas que aceleren el proceso…

Porque los inicios no son fáciles, aunque dependiendo de cómo enfoques la situación y lo conectada que estés contigo misma y tus prioridades, puede ser más o menos sencillo salir de este proceso sin volverte loca, quemarte y tirar la toalla. Porque ser mamá trabajadora que desea emprender online para conciliar y sentirse realizada… tiene sus subidas y bajadas. Como todo.

Por eso, porque yo también lo he pasado, puedo entender cómo te sientes. Y aunque cuándo mi idea nació aún no era madre, si pasé más de un año repartiendo mi tiempo entre mi oficina gris, mi negocio online y mi bebé recién nacido. De hecho, mi hijo fue el impulso que me llevó a sonreír al espejo aquella mañana cuándo decidí (¡por fin!) poner fin a esa situación insostenible.

Así que hoy quiero compartir contigo mi experiencia a la hora de crear un negocio online desde casa cuándo te encuentras en una situación similar, sin prisas, conectando contigo de forma auténtica y coherente, con tus ritmos y los de tu idea para permitir que crezca de forma saludable y coherente sin arrastrar tu salud por el camino.

He visto demasiadas madres emprendedoras agotadas, agobiadas, dejándose llevar por el perfeccionismo hasta el punto de quemarse, estresarse y convertirse en esclavas de sus negocios y sus clientes. Y no es eso lo que quiero para ti. Así que si mis tips pueden ayudarte de alguna forma, ya me doy por satisfecha.

Pero antes de comenzar, quiero que tengas claro que aquí no vas a encontrar ninguna fórmula mágica para lanzar un negocio online con éxito desde casa. No tengo respuestas a todas tus preguntas. Y ¿sabes por qué? Porque cada negocio, como cada una de nosotras, es distinto, único, diferente… Y, por lo tanto, necesita una estrategia 100% personalizada y adaptada a su ritmo.

Lo que te ofrezco son unos tips para emprender con alma que te servirán para organizar tu caos, empezar a priorizar y tomar decisiones de forma más inteligente y consciente, sin dejarte arrastrar por las imprevistos, obstáculos y límites que encuentres por el camino. Porque siempre, siempre, siempre existe más de una opción. Pero, a veces, estamos tan ciegas y automatizadas, que no vemos más allá de nuestras narices.

Y ahora, ponte cómoda, ¡empezamos!

 

Lo que se te da bien y realizas con cierta facilidad

Necesitas empezar tu negocio en base a una actividad que realices de forma sencilla y que cumpla los siguientes puntos:

  • Sea una de tus pasiones y no te importe llevarla a cabo los primeros meses incluso sin ver ingresos (que no beneficios).
  • La realices con cierta facilidad y no te suponga un gran sacrificio dedicarle tiempo.
  • Te haga sentir feliz y realizada mientras la llevas a cabo.
  • Aporte algo a las personas que te rodean y las ayude de alguna forma a mejorar su calidad de vida.

Una vez tengas decidida alrededor de qué actividad quieres crear tu negocio online, habrá llegado el momento de conectar esa actividad con tus valores para definir objetivos realistas y adaptados a esta etapa inicial.

 

Tu Propósito a nivel Personal y Profesional

La necesidad de contribuir a mejorar la vida de otras personas forma parte de una de las necesidades del ser humano: la contribución. Incluso puede relacionarse con la de filiación que no es otra cosa que el deseo de pertenecer a una tribu, sentirse querido y valorado.

Pero, para conseguir la aprobación externa sin que nuestra felicidad y motivación dependa de ella, primero tenemos que conectar con nuestro propósito y sentir que lo que hacemos no solo ayuda a otros, sino que nos hace sentir bien y en armonía con nosotras mismas.

Así nace tu propósito, una forma estupenda de bajar tus ideas a la tierra y transformarlas en objetivos reales que guiarán cada uno de tus pasos en el camino del emprendimiento online.

TUS VALORES:

¿Qué ideas te identifican? ¿Cuáles son tus aspiraciones? ¿Qué es lo que más deseas y lo que prefieres evitar?

¿Quieres emprender para conciliar, para disfrutar de la infancia de tus hijos, para tener flexibilidad horaria, ser tu propia jefa o sentirte realizada?

¿Qué valores quieres compartir con tu futura comunidad para atraer a un tipo de público afín, que conecte con ellos, los comparta y con el que te resulte motivador trabajar?

Reflexiona muy bien sobre tus valores, porque aunque no seas consciente de ellos, serán los que rijan tus decisiones. Por eso, a veces, nos encontramos haciendo cosas que sentimos que no hemos escogido de forma consciente. Tus prioridades están claras en tu mente, otra cosa es que tú no las hayas reconocido.

TUS PRIORIDADES:

Esos objetivos innegociables que condicionan tus decisiones. El filtro por el que pasas todo lo que quieres llevar a cabo a lo largo del día. Existen prioridades a nivel personal y profesional y, a veces, si no están bien integradas y definidas, pueden solaparse y hacerte sentir muy pero que muy perdida.

Aquí suele aparecer ese sentimiento de culpa que se materializa como esa vocecita dentro de tu cabeza que te repite una y otra vez todo lo que haces mal… Y si lo piensas detenidamente, esa voz no busca destruirte, sino protegerte ya que para ella lo más importante es mantener a salvo tus verdaderas prioridades. Otra cosa es que lo haga mejor o peor, animándote o criticándote, ahí ya tendrías que revisar tu diálogo interno y cómo te hablas a ti misma… pero ese es otro tema.

Si decidiste emprender para sentirte realizada profesionalmente y te encuentras con que son muy pocas las horas que puedes dedicar a tu negocio porque desde que trabajas en casa la gente no entiende que necesitas concentración y te interrumpen constantemente… saltarán las alarmas de tu incoherencia interna.

Lo mismo sucederá si decidiste crear tu negocio para conciliar y disfrutar de tu hijo pero pasas horas y más horas delante del ordenador dejando al niño con papá, los abuelos e incluso la vecina. Al final te estás perdiendo su infancia igual… puede que la prioridad de conciliar no sea la auténtica y esta incoherencia hará saltar la culpa si no lo solucionas a tiempo.

TU MISIÓN:

Y ahora que tienes claro qué haces (esa actividad que te apasiona), cuáles son tus valores (los ideales que te definen y quieres compartir con tu comunidad) y tus objetivos prioritarios reales (no los que te cuentas a ti misma… sino los de verdad, el origen real de cada uno de tus pensamientos, decisiones y actos) ¡llega el momento de dar forma a tu misión emprendedora!

Lo ideal es que seas capaz de transformar todas esas ideas de cosas que puedes aportar para ayudar a tu comunidad en una frase muy breve, clara, concisa y directa. Sin irte demasiado por las ramas ni ser muy creativa. Lo que quieres es que te entiendan y para eso hay que ser muy clara.

Por ejemplo: Yo ayudo a madres emprendedoras a crear un negocio online que les permita encontrar el equilibrio entre su vida personal y profesional aumentando su seguridad y confianza sin sentirse culpables ni perder tiempo en objetivos que no les ofrecen los resultados que desean.

¿A quién ayudo? A madres emprendedoras.

¿A hacer qué? A crear un negocio online.

¿Para qué iban a querer hacer eso? Para encontrar el equilibrio entre su vida personal y profesional.

Y ¿qué les va a aportar hacerlo? Seguridad y confianza, sentirse realizadas.

Y ¿qué van a evitar si confían en ti? Sentirse culpables y perder el tiempo.

¿Qué te parece? ¡Ya tienes tu propuesta de valor definida! Y, lo que es más importante, has tenido en cuenta de forma consciente cuáles son tus valores y objetivos para crearla. No lo has hecho a lo loco eligiendo el tema de moda, sino que has buscado algo que te apasiona, te hace sentir realizada y, encima, ayuda a otras personas. ¿Entiendes la diferencia?

 

Ahora a convertir esa propuesta en una realidad tangible

Bueno, tangible tangible… al tratarse de un negocio online, es complicado. Pero, para que nos entendamos, quería decir que tienes que marcar una serie de acciones que vas a ejecutar a partir de hoy para que ese negocio soñado no se quede para siempre en el mundo de las ideas. Tu objetivo es cumplirlo, poco a poco, a tu ritmo, pero hacerlo realidad.

¿Qué necesito para empezar mi negocio online?

 Menos de lo que piensas y crees necesitar. Empezar un negocio online no es gratis, como muchos cuentan por ahí. Pero sí es mucho más económico que montar un negocio físico. La diferencia es abismal y los gastos iniciales (a veces son nuestro gran freno al principio) se reducen considerablemente.

Este apartado podría dar para una serie de 100 entradas y me quedaría corta, pero como la idea es condensar y compactar la información al máximo para que puedas empezar a aplicarlo hoy mismo, te lo cuento en forma de checklist que parece que es más visual y sencillo de procesar. También puedes descargar un mp3 dónde te detallo un poco más la secuencia mínima a seguir:

lo mínimo para emprender online con alma

DESCARGAR EL MP3

Además, al descargar el checklist y mp3, entrarás a formar parte de mi comunidad por email (si todavía no estás con nosotras ¡te va a encantar!) dónde comparto tips 100% prácticos para emprender con alma, crear negocios online auténticos y promociones y propuestas muy especiales para seguir creciendo y avanzando juntas. Por supuesto, puedes darte de baja y salir de mi e-comunidad cuándo quieras, encontrarás el enlace para borrar tus datos en los correos que recibirás periódicamente.

Y ahora ¡tu estrategia para brillar!

Sí, porque ya tienes unas bases sólidas sobre las que empezar a trabajar. Ha llegado el momento de lanzarte a la aventura y decidir cuáles serán tus próximos pasos, siempre acordes con tus objetivos prioritarios.

Dentro de mi Academia Haz Realidad tu Idea puedes encontrar una cantidad ingente de material sobre:

 

  • Invertir tu tiempo de forma inteligente: porque el tiempo es oro y necesitas saber dónde lo estás invirtiendo y si esas actividades son de verdad las que tienes que hacer ahora para cumplir objetivos. No tiene mejores resultados la que más tiempo pasa trabajando, sino la que lo invierte en esas acciones que de verdad le aportan los resultados que su negocio necesita para crecer.
  • Inteligencia emocional: para descubrir tus auténticas prioridades, desmontar las ideas que te limitan y empezar a tomar decisiones cada vez más conscientes, con total seguridad y confianza en lo que haces, para qué lo haces, para quién y cómo.
  • Estrategias de comunicación: la fórmula mágica para crear comunidades activas y participativas en torno a tu idea genial. Si uno de tus objetivos es ayudar a otras personas cambiando a mejor algún aspecto de tu vida, necesitas encontrarlas, escucharlas, comprenderlas y ayudarlas dando lo mejor de ti.
  • Estrategias de ventas: tus facturas no se pagan solas. El dinero es una energía maravillosa que sirve para mejorar nuestras vidas y las de quienes nos rodean. En este mundo necesitas dinero para hacer todo lo que deseas y si aprender a poner valor real a tu tiempo, la venta se hace de forma natural, sin inseguridades ni miedos.
  • Estrategias de visibilidad y crecimiento: porque si dedicas todo tu tiempo a tus clientes… ¿qué hay de ti? ¿de tu propio crecimiento? A veces nos dejamos las últimas de la lista y el resultado de este olvido accidental… es tocar techo y no darte cuenta hasta que ya es demasiado tarde. Ayudar a otras personas es maravilloso, pero cuánto más crezcas tú, a más personas podrás ayudar.

 

En resumen: todo lo que necesitas para crear y hacer crecer tu negocio online con alma de forma organizada, paso a paso, con buena letra. Que aquí no gana el que va más deprisa, sino el que hace las cosas bien, respetando el ciclo de crecimiento de cada idea, aceptándolo y actuando en consecuencia.

Acelerar procesos puede terminar con tu idea enterrada antes de nacer. Trabajar bajo presión o ser mujer orquesta no es lo idóneo para crear negocios estables y saludables. Recuerda que si tú no estás bien, tu negocio no puede ir bien. No al menos durante mucho tiempo. Es incongruente.

Así que te invito a visitar mi Academia, escoger el plan que mejor se adapte a ti ¡y seguir trabajando juntas para diseñar esa estrategia personalizada que os siente como un guante a ti y a tu negocio! Verás que también hay un plan free (no incluye asistencia, es modo autoestudio) que para empezar a familiarizarte con mis métodos y dinámicas puede serte muy útil.

 

VISITAR LA ACADEMIA

Y antes de despedirme y dejarte continuar con tu vida en base a tus objetivos prioritarios quiero recordarte una cosa: NADIE MEJOR QUE TÚ SABE QUÉ QUIERE HACER CON SU VIDA PARA SENTIRSE REALIZADA.

Consejo Final que no te puedes perder

En nuestra vida podemos encontrar varios tipos de personas:

 

  • Los que suman: aportan luz a tus días, te apoyan incondicionalmente, se ocupan de acompañarte si se lo pides y te dan su opinión personal si la necesitas. Pero no te condicionan o limitan en tu crecimiento. Tampoco te reprochan nada cuándo te equivocas, se limitan a sostenerte y acompañarte durante el proceso.
  • Los que restan: vuelcan sobre ti sus propias limitaciones y frustraciones, sus deseos sin cumplir y aspiraciones que quedaron en el olvido. Se preocupan por ti y se encargan de que lo sepas aunque no pidas su opinión. Te hacen sentir culpable y responsable de tus errores y de como les afecta a ellos. Minan tu energía y te cortan las alas.

 

Ninguna de estas personas quiere hacerte daño, al menos no en principio. Pero te aconsejo rodearte más de las primeras que de las segundas siempre que puedas. Dicen por ahí que somos la media de las 5 personas con las que más tiempo pasamos… así que tú decides, como siempre. Y decidas lo que decidas, no te sientas culpable. Nuestros mejores maestros en la vida, a veces son los que más nos limitan porque nos ayudan a recordar lo que somos capaces de hacer.

Y ahora, cuéntame sobre tu negocio online en los comentarios ¿lo has creado ya? ¿es solo una idea? ¿que es lo más importante e imprescindible que sientes que necesitas ahora para dar el siguiente paso en tu emprendimiento online? Mi objetivo aquí es tratar de facilitarte el camino al máximo… y la única forma de hacerlo, es que me hables sobre ti ¿no crees?

Diseñadora de webs con alma, mentora y formadora de emprendedoras creativas que quieren hacer realidad su idea y crear un negocio online único conectado con ellas.

Sigue aprendiendo:

Pin It on Pinterest

Share This