Hemos llegado al punto en el que tienes claro aspectos muy importantes que determinarán el éxito y evolución de tu negocio online:

  • Has definido tus valores para alinearlos con tus objetivos.
  • Sabes qué haces, para qué lo haces y los resultados que quieres obtener.
  • Has empezado a trabajar para convertir esos puntos de mejora en fortalezas.
  • Ya sabes qué te hace diferente, única y genuina ¡toca hacerlo brillar!

Y, para continuar sin perderte, lo ideal es seguir el ritmo sin dispersarte demasiado, teniendo siempre presente tus valores, objetivos y gran meta final. Si en algún momento te sientes bloqueada, incómoda o fuera de lugar, siempre puedes recurrir a tu misión para saber si las decisiones que tomas están en consonancia con ella o no.

De ahí que sea tan importante seguir un paso a paso definido, sin saltarte ningún paso por pequeño que te parezca, porque te aseguro que después, en la revisión de resultados, se nota. Y mucho.

Así llegamos a uno de los puntos clave: definir la que será nuestra estrategia, la base de nuestro negocio, la forma en que contactaremos y conectaremos con nuestra futura comunidad. Recuerda que, si eres transparente y coherente, atraerás a otras personas que vibrarán en tu misma sintonía.

¿Y cómo empezar a planificar tu estrategia online sin perder la cabeza? Tranquila, que es más sencillo de lo que parece.

 

Tips básicos para diseñar tu primera estrategia online

 

¿Qué tal si empezamos por lo que NO necesitas?

  • No necesitas una web completa, preciosa y 100% funcional para empezar. Es suficiente con una landing o página única dónde muestres tu propuesta de valor y formas de unirse a tu futura comunidad o contactar contigo. Este tipo de páginas son ideales para testar tu idea antes de lanzarte de lleno. Puedo ayudarte a crearla si quieres AQUÍ.
  • No necesitas tener 100% claro y cristalino quién es tu cliente ideal o tu elemento diferenciador. Esto supone un gran bloqueo que nos paraliza e impide avanzar. Cuándo empieces a compartir contenido, atraerás al tipo de público que conectará con esa información. Llegarán por si solos si consigues hacerte visible. Y lo que te hace diferente ¡ya lo llevas dentro! Tal vez solo necesite un poco más de tiempo para salir a la superficie y recibir feedback real, puede ayudarte a conseguirlo.
  • No necesitas tener un sistema de autoresponders y un embudo de venta 100% estructurado antes de lanzarte. Es suficiente con crear tu lista de suscriptores, un regalo de bienvenida atractivo que demuestre que tú puedes ayudarles de verdad y una página dónde presentarlo. En serio, no te obsesiones con las automatizaciones, ya llegarán cuándo tengas todo lo anterior funcionando.
  • No necesitas invertir en mil cursos y formaciones para cubrir esa inseguridad de no ser lo suficientemente buena. Somos nuestro juez más duro, si nos dejamos llevar por el perfeccionismo y la desvalorización de quienes somos y lo que somos capaces de hacer AHORA, corremos el riesgo de quedarnos paralizadas, frustrarnos y no comprobar si nuestra idea tendría buena acogida o no. ¡Prueba! No vas a perder nada que no tengas ya.
  • No necesitas invertir en publicidad de pago desde el minuto uno. Sí, es genial lanzar tu página con tu regalo de bienvenida y promocionarla con Facebook Ads. Pero el tráfico que te llegará, si todavía no tienes una comunidad formada, será tráfico frío, no te conocen, necesitarán saber más de ti que si optas por la publicidad orgánica. Busca aliadas, colaboradas, compañeras afines que ya tengan cierta visibilidad y trabaja con ellas, es una buena forma de darte a conocer aportando valor a otras comunidades.
  • No necesitas un mentor pendiente de ti las 24 horas, acompañándote paso a paso, en cada decisión que tomes. Sí, tener mentores y guías ayuda a acelerar el proceso porque comparten su experiencia contigo y eso ayuda a evitar errores y encontrar caminos más sencillos, pero no te garantiza tener éxito porque, de nuevo, las respuestas a todas tus preguntas están dentro de ti. Ellos pueden ayudarte a buscarlas, a aplicarlas, a revisarlas… pero la responsabilidad de tu negocio es tuya.

 

Y entonces ¿Qué necesito?

Vamos a lo básico para empezar con buen pie ¿vale?

 

Tu estrategia de Contenidos

  • Tener muy claro el tema principal que vas a desarrollar en tu web, redes y todos tus canales de comunicación. Aunque trates diversos temas, estos necesitan estar relacionados para mantener cierta coherencia. Busca un punto en común en todos ellos y crea tu propuesta de valor en base a él.
  • Haber definido correctamente tu propuesta de valor: ¿qué haces, para qué lo haces, cuál es el resultado de aplicar tu método, trabajar contigo o confiar en ti? Aquí lo importante, lo que vende y conecta, es la experiencia, la transformación, el durante y el después. Si tú no lo tienes claro, transmites esas dudas e incertidumbre a quién te lee o escucha.
  • Trasladar esa propuesta de valor a tu identidad visual: tu logotipo, tu web, tus banners, todos tus gráficos necesitan comunicar lo mismo, seguir una línea de diseño similar y despertar las emociones y sentimientos que has definido en tus valores, misión y visión. Es muy importante ser coherente en este punto si quieres transmitir confianza a tu futura comunidad.
  • Conectar tu universo léxico a todos los mensajes que compartas. Si ya has definido esas palabras que inspiran tu marca ¡utilízalas! Adjetivos, sustantivos, expresiones… ¡incluso el tono que vas a usar en tus comunicaciones! Esas palabras que has escogido, representan a tu marca, te representan a ti. Y son las que conectarán con tus lectores y clientes.
  • Diseñar un plan de contenidos que encajen dentro de todo lo anterior: tema principal, secundarios, propuesta de valor, identidad visual, universo léxico… Llega el momento de meterlo todo en una coctelera y hacer un braingstorming para seleccionar posibles propuestas: artículos, retos, campañas, colaboraciones… Todo interconectado y con una misma finalidad: comunicar tu mensaje de forma coherente.

 

infografia en busca de estrategia

 

No te limites a publicar un post en tu blog y esperar que lo encuentren. Tampoco a compartirlo de la misma forma en cada una de tus redes sociales. Despierta tu vena creativa. Imagina:

  1. Publico un artículo en mi blog sobre diseño de identidad visual con alma.
  2. Lo comparto en Facebook animando a mis seguidores a contarme qué sienten respecto a su actual identidad visual.
  3. Lo comparto en IG con un par de imágenes diarias con los tips más importantes para incentivar la participación.
  4. Diseño una infografía recopilando todos los tips de identidad visual con alma y lo comparto en Pinterest enlazando al artículo completo.
  5. Comparto el enlace en LinkedIn con una descripción más técnica y profesional, enfocada a otros profesionales o pymes que puedan estar interesados.
  6. Organizo un reto relacionado con este tema de un par de días de duración en mi grupo de trabajo en facebook, para comunicar la importancia de tener una identidad visual con alma y conectada contigo, haciendo que mis alumnas sean conscientes de hasta qué punto necesitan lo que yo les ofrezco.

Esto es solo un ejemplo de una estrategia de comunicación muy básica planificada alrededor de un artículo de mi blog asociado a un reto gratuito. Por supuesto, este reto gratuito irá enlazado a mi servicio de diseño web con alma o a la Academia dónde pueden aprender a hacerlo ellas en modo DIY con o sin mi acompañamiento, dependiendo del plan escogido.

Cada una de tus acciones, necesita tener un objetivo muy concreto, medible, alcanzable, retador y delimitado en el tiempo incluido, tal y como vimos cuándo aprendimos a marcar objetivos SMART. Una acción sin objetivo definido, es sinónimo de perder el tiempo porque lo que no se mide, no puedes saber si tiene un impacto real positivo en tu negocio o no.

Como ves, no te hablo de crear un calendario de contenidos inflexible con días cerrados para cada acción. Ahí está la magia de la flexibilidad que todas deseamos. No necesitas crearte un calendario cerrado, puedes jugar con los días y crear tu artículo cuándo estés más inspirada. Publicar semanal o quincenalmente no es una obligación.

Lo que si te aconsejo es estar siempre presente, activa, accesible. Que te vean. Que sepan que estás ahí. Ya sea a través de tu newsletter o tu grupo de facebook/redes sociales. Ahora estamos en la era de la comunicación, de la conexión, de las experiencias. Tu comunidad quiere sentirte, conocerte, sentir que si te necesitan, estarás ahí. Siempre marcando unos límites entre lo que regalas y vendes, pero presente.

Si consigues estar presente para tu comunidad, que reciban tus comunicaciones con ilusión porque eres generosa y los tienes en cuenta, los contenidos que vayas creando irán saliendo solos en base a las necesidades y dudas que tu propia comunidad te envíe a modo de feedback. Escúchales, organiza retos para conectar con ellos, para ver a las personas que hay detrás de sus correos y perfiles, dales voz y trata de hacer todo lo que esté en tu mano para hacerles pasar de observadores a protagonistas de la historia de tu marca.

¿Qué me dices? ¿Te atreves a intentarlo? ¿A conectar tu corazón con el alma de tu marca y conectar con tu comunidad a un nivel mucho más profundo y emocional, sin caretas, sin apariencias, de forma natural, coherente y sincera?

 

Diseñadora de webs con alma, mentora y formadora de emprendedoras creativas que quieren hacer realidad su idea y crear un negocio online único conectado con ellas.

Sigue aprendiendo:

Pin It on Pinterest

Share This