La idea de trabajar desde casa de forma online, es algo usual cuándo decides dar un cambio radical en tu vida y dedicarte a algo que te apasiona y te permite disfrutar de tu tiempo invirtiéndolo en lo que tú quieras.

Pero nos han vendido una idea que no es del todo cierta. Nadie se hace rico en 3 meses. Al menos nadie que yo conozca ha conseguido tal proeza a los 3 meses de lanzar su negocio online… Y llevo trabajando de esta forma desde enero de 2013, por lo que algo de experiencia en el tema tengo.

Emprender es toda una aventura. Pero, como toda aventura que se precie, tiene sus luces y sus sombras. Y eso, lejos de ser algo negativo, ¡es maravilloso! Piensa que si no existiera la oscuridad, no podríamos apreciar la luz.

El lado oscuro de emprender nos hace retarnos a nosotras mismas, poner a prueba nuestro ingenio y creatividad, además de afianzar nuestro compromiso con la idea que queremos llevar a cabo. Por lo tanto, de cada obstáculo podemos extraer un aprendizaje que nos anime a seguir creciendo. Al menos ya sabemos por dónde no ir ¿verdad?

Pero la cosa cambia cuándo has invertido todos tus ahorros y tiempo libre en llevar a cabo una idea de negocio que no solo fracasa, sino que te deja con los bolsillos vacíos e, incluso en el peor de los casos, endeudada hasta las cejas. Porque claro, ahora hay cursos y mentores cuyos precios son tan altos para alguien que empieza que casi tienes que vender un riñón para tener acceso a ellos.

Y con esto no quiero que me malinterpretes. Estoy segura de que lo valen. De hecho, yo he invertido miles de euros en formaciones especializadas de diseño, marketing y estrategia para hacer crecer mi negocio y ofrecer mejores servicios y formaciones a mis clientes. Pero… siempre con cabeza y meditando muy bien todas las opciones disponibles.

Así que hoy quiero compartir contigo una serie de tips para empezar a trabajar desde casa y emprender online sin vender tu alma al diablo, siendo consciente de que aquí lo importante no es el tiempo que puedes invertir, sino en qué lo inviertes, cómo y para qué. Mi objetivo no es animarte a hacerlo, sino que si lo haces, lo hagas con la total seguridad y confianza de que es lo que quieres hacer de verdad. ¿Empezamos?

 

Qué tener en cuenta antes de emprender

 

  • Los resultados no llegan de la noche a la mañana. Fracasarás varias veces antes de tener éxito. Y si esto sucede, es lo normal. No te sientas mal ni pienses que no sirves para esto. Recuerda siempre que las habilidades se adquieren y desarrollan. Emprender no es solo para unos pocos elegidos si es lo que quieres de verdad. Mira a ver qué es lo mínimo que necesitas para empezar, traza un plan para conseguirlo ¡y a por ello! Cómo no lo vas a conseguir, es si no lo intentas y te limitas a hacer castillos en el aire.

Lee esto: Crea tu sistema mínimo viable y prioriza desde ¡YA!

 

  • Tendrás que invertir tiempo. Ni mucho ni poco, solo el que puedas sin que ello afecte al resto de áreas de tu vida. Puede que crear tu negocio online sea tu prioridad ahora, pero recuerda que si terminas quemada, esa sensación de frustración la pagarás posiblemente con las personas de confianza que te rodeen. No te conviertas en un ogro solo porque las cosas no salen como quieres a nivel profesional.

Lee esto: Mi Sistema de Gestión del Tiempo para Perezosos y Creativos

 

  • Una vez sepas cuánto tiempo puedes invertir en desarrollar tu idea, empieza por los cimientos. Analiza exactamente qué vas a hacer, qué valores vas a comunicar, a quién y cómo. Si alguno de estos puntos te supone un bloqueo, pasa al siguiente, no permitas que ello te frene. En esta misma web tienes infinidad de artículos que te ayudarán a definir los primeros pasos.

Lee esto: 3 claves a la hora de crear tu negocio online desde casa.

 

  • Necesitas un plan de negocio. Si no sabes, por ejemplo, que necesitas sí o sí para empezar tu negocio, no podrás buscar formas de conseguirlo. Puede que sea suficiente con un ordenador con conexión a internet, pero si necesitas, tal vez, una página web, necesitarás formarte para hacerla tú o contratar a un diseñador web que te eche una mano y cuyo presupuesto puedas asumir.

Lee esto: Lo mínimo que necesitas para emprender desde casa.

 

  • Piensa que el primer año necesitarás alimentar tu idea de forma mucho más intensiva. Luego la cosa se estabiliza. ¿Por qué? Porque en estos primeros 12 meses tienes que encontrar tu lugar, ganarte la confianza de tu comunidad y demostrar que eres la persona idónea para ayudarles. A no ser que ya tengas contactos y referentes que puedan recomendarte, tardarás un poco en ver resultados. Y no esperes beneficios demasiado pronto, tómatelo con calma. Esto es como un parto.

Lee esto: Cómo fijarte metas realistas y hacer un seguimiento de las mismas.

 

  • No esperes a tener todo perfecto para lanzarte. A veces la perfección es nuestro peor enemigo. ¿Por qué? Porque la idea de perfección nace en tu mente, en tu nivel de autoexigencia o, incluso, en el miedo al fracaso o al éxito. Sí, al éxito. Triunfar y no ser capaz de gestionarlo correctamente, verte sobrepasada, juzgada en exceso y abandonando sin más. Prueba a lanzar tus ideas en su versión mínima, anota resultados, pide feedback y aplica las modificaciones necesarias. No apuestes todo a una sola carta.

Lee esto: Guía para Mamás Emprendedoras: tu sistema funcionando en 35 días

 

  • Escucha a tu comunidad, por pequeña que sea. Comprueba si llegan a ti el tipo de perfiles con los que te sentirás cómoda trabajando. Atraer a personas que nos drenan la energía solo consigue desmotivarnos y mostrarnos el lado oscuro de emprender: trabajar por obligación en algo que antes nos apasionaba solo porque hay que pagar facturas. Para eso, yo me hubiera quedado en mi oficina.

Lee esto: Qué hacer cuándo tu público real no coincide con tu cliente ideal.

 

Qué tener en cuenta una vez tengas tu negocio funcionando

  • Nunca dejes de formarte. El mundo que nos rodea está en constante evolución, igual que tú. Y, por supuesto, igual que tu idea. Algo que hoy está de moda, mañana puede estar totalmente desfasado. Aprende de los mejores, lee libros sobre tu especialidad y, sobre todo, pon en práctica todo lo que aprendas para formar tu propia opinión, en base a tu experiencia real, al respecto.

 

  • Rodéate de otros emprendedores como tú. Que compartan tus valores, filosofía, forma de ver la vida y entender el mundo. Y no solo a nivel profesional, sino también a nivel personal e incluso espiritual. Tener tu propia tribu te ayudará a sentirte acompañada en este, a veces, solitario camino del emprendedor online. Y recibir feedback y apoyo a tiempo real, puede ser un impulso interesante para aumentar tu visibilidad orgánica gracias al grupo.

Lee esto: Cómo planificar la colaboración perfecta para aumentar tu visibilidad online

 

  • Anota todos los resultados que obtengas de tus nuevas pruebas. Aquí la innovación constante es muy importante. Prueba todo lo que sientas que encaja en tu negocio, recoge feedback, compara datos y decide qué se queda y qué desaparece. No te limites a pensar o imaginar los resultados, necesitas datos reales sobre los que basar tus decisiones para aumentar tu seguridad y confianza.

 

  • Invierte de forma inteligente tu tiempo y marca unos límites claros con asertividad y empatía. Si tú no valoras tu tiempo y respetas tus límites siendo consciente de hasta dónde puedes llegar, no esperes que tus compañeros o clientes lo hagan. Recuerda que lo que empieza siendo un favor, puede terminar convirtiéndose en una obligación. Y ya te digo que trabajar por compromiso sintiendo que es una obligación que ya no te apetece seguir haciendo… es de lo más frustrante y desmotivador.

Lee esto: Habilidades básicas para comunicar online

 

  • No descuides a tus clientes más fieles. Esto no quiere decir que te lleves bien con todos. Habrá algunos que sean más afines a ti que otros. Comprueba qué hay de admiración real y qué de interés camuflado de halagos hay entre tu comunidad de clientes felices. En muchos cursos de marketing recomiendan comprar los servicios y productos más caros de nuestros referentes para llamar su atención, pegarnos a ellos e impulsarnos a través de su comunidad. Que no te drenen la sangre personas que hayan malinterpretado esos consejos que, bien aplicados, funcionan como una relación profesional sana y saludable dónde todos ganan.

 

  • Igual que haces tu ficha de cliente ideal, ve anotando las características de esos clientes no ideales que han contactado contigo alguna vez. Habla con ellos, intenta entender cómo llegaron a ti. Si tienes que rechazarlos, hazlo con asertividad y empatía, sin crear conflictos para tratar de saber qué parte de tu estrategia de comunicación los ha traído hasta ti y poder cambiarla. Tú no estás aquí para ayudar a todo el mundo, solo a aquellas personas que de verdad conecten con tu forma de trabajar.

 

  • No descuides tus cuentas para tomar decisiones inteligentes a la hora de invertir en formaciones, herramientas, delegaciones… Si no sabes cuál es tu margen de beneficios o el rango de ingresos/gastos mensuales que sueles tener… tomar decisiones sobre inversiones importantes que marquen un antes y un después en tu negocio, se complica. No necesitas tener un master en contabilidad para revisar semanal o mensualmente tus cuentas y conocer la salud real de tu negocio.

 

  • Automatiza esos procesos de tu negocio que puedan ser automatizados y/o programados con bots, email marketing, chats… lo que sea necesario para liberar tiempo que puedas dedicar a tus estrategias y clientes actuales. A veces perdemos mucho tiempo resolviendo siempre las mismas dudas a diferentes personas sobre un determinado curso o servicio ¿qué tal si creas una página de preguntas frecuentes, en texto o vídeo, y lo añades a uno de tus embudos de email marketing?

 

  • Delega esas tareas de tu empresa que puedan ser ejecutadas por otros profesionales para dedicar tu tiempo a esas otras que sí tienes que realizar tú en primera persona. Ten cuidado, a veces delegamos o automatizamos acciones que forman parte de aquello que nos diferencia del resto de profesionales de nuestro nicho, así que ten esto en cuenta antes de tomar decisiones equivocadas al respecto.

 

  • Bloquea tiempo semanalmente para gestiones internas de tu negocio: campañas, marketing, comunicación, revisión de procesos, cuentas, rediseño de tu marca, desarrollo e implementación de nuevas ideas, innovación… Piensa que si tú te quedas obsoleta, eso es lo que tus clientes potenciales verán de ti… Y a no ser que lleguen a través de una super recomendación, a veces basada en precio (todo hay que decirlo), las visitas nuevas que te lleguen de manera orgánica pueden salir espantadas…

 

  • No olvides cuidarte, mimarte y desconectar para cargar las pilas. No somos máquinas. Trabajar más de 8 horas al día, por mucho que digas que te apasiona tu negocio, no es saludable. Comer delante del ordenador y trabajar de madrugada (sobre todo si eres madre), tampoco. El cuerpo humano necesita descansar, tú tienes otras áreas de tu vida que atender. Recuerda que eres quién eres en todas ellas y si en el área profesional estás agotada… ¿cómo vas a atender la personal? Bloquea tiempo semanalmente para disfrutar de tu familia, un buen baño, una visita al gimnasio, un paseo por la montaña… cualquier actividad que te ayude a renovarte y reincorporarte al trabajo con las pilas cargadas.

 

consejos_emprender_online_infografia

 

Y creo que para empezar, con estos consejos y los enlaces que he añadido para ampliar información, ya tienes para organizar un mini-plan de estudios y ponerte manos a la obra para llevar a cabo la realización de tu idea. Piensa que si tú no lo haces, nadie lo hará por ti. Pero, eso sí, no te dejes llevar por esos profesionales que te venden soluciones rápidas… a veces son solo parches temporales que no solucionan el problema de raíz, pero te dejan un buen sabor de boca en ese momento.

Un negocio que funcione, que te represente, que sea capaz de comunicar con autenticidad tus valores y misión, que conecte con tu comunidad a la vez que evoluciona y crece contigo… jamás será perfecto porque el cambio será algo constante. ¡Pero eso no es negativo! A no ser, claro, que el miedo al cambio sea uno de tus frenos… en ese caso, primero necesitarás trabajar las creencias que te limitan para disfrutar con total libertad de esta aventura online.

Y ahora, cuéntame ¿cuáles de mis consejos estás ya aplicando? Y si ya los has probado ¿cuáles encajan mejor contigo y cuáles no te han servido absolutamente de nada? Además, te animo a compartir tus propios consejos conmigo en comentarios… ¡seguro que aprendemos mucho juntas!

 

Servicios y Cursos recomendados:

Sigue aprendiendo:

diseño y estrategia para mujeres emprendedoras

Diseñadora de webs con alma, mentora y formadora de emprendedoras creativas que quieren hacer realidad su idea y crear un negocio online único conectado con ellas.

Pin It on Pinterest

Share This