Cuándo decides emprender online te encuentras, de repente, con que eres, además de la profesión que has escogido, la encargada del área de marketing, comunicación, atención al cliente, ventas, publicidad, contabilidad… y un largo etcétera que, al principio, puede resultar estresante.

Pero tranquila. Que no es imposible gestionar tú misma tu negocio, al menos al principio. Más adelante, cuándo empieces a tener beneficios (que no ingresos) ya empezarás a pensar en delegar aquellas áreas que no tengas por qué gestionar tú en primera persona.

Y claro, ante este panorama… sientes que no serás capaz de sacar todo adelante y no tendrás tiempo de calidad que dedicar a tus clientes. Pero, querida amiga, eso es algo por lo que hemos pasado todas y cada una de nosotras. El primer año es complicado, demasiadas actividades distintas que, a veces, no dominamos o ni siquiera conocemos.

Por eso, hoy quiero compartir contigo las que, desde mi experiencia y punto de vista profesional, son las habilidades imprescindibles que necesitarás para gestionar correctamente cada una de las áreas importantes de tu negocio sin volverte loca ni morir de estrés durante la primera semana.

Área de comunicación y marketing

El marketing es importante. Si te limitas a trabajar con clientes, cuándo estos estén atendidos y los trabajos contratados hayan finalizados ¿qué harás? ¿reactivar de nuevo tu captación de leads? Y mientras llegan nuevos clientes ¿de qué vas a vivir?

Bloquea tiempo dentro de tu planning semanal para planificar tus estrategias de comunicación y marketing enfocadas en atraer nuevos clientes potenciales a tu negocio. Puedes automatizar este proceso creando distintos lead magnets enfocados en resolver problemas concretos y reales de tu futura comunidad o a través de publicidad o publicaciones en redes sociales.

Es importante que cuentes con este par de horas semanales para tener una entrada fluida de nuevas personas interesadas en tus propuestas. Recuerda que las conversiones no son del 100% y muchas veces después de enviar el presupuesto obtendrás el silencio por respuesta… así que no te juegues todo a una sola carta.

En esta web tienes infinidad de artículos dónde comparto contigo estrategias de comunicación y marketing, así que puedes echar un vistazo, seleccionar las que mejor se adapten a la etapa en la que te encuentras y planificar tu nueva estrategia hoy mismo.

Y, por supuesto, vas a tener que aprender a definir muy bien tus prioridades para invertir de forma inteligente tu tiempo en acciones que te reporten beneficios o te ayuden, al menos a cumplir objetivos. Sino, estarás muy ocupada pero no serás nada productiva:

 

Área de Atención al Cliente y Ventas

En este área vas a necesitar desarrollar algunas habilidades que te ayuden a gestionar tus comunicaciones sin generar posibles confusiones, malentendidos o conflictos. Es cierto que internet nos da una oportunidad estupenda para romper barreras físicas a la hora de promocionarnos… pero la comunicación escrita no deja de ser menos intensa que la presencial y al perderse el tono, por ejemplo, pueden crearse interferencias si no tenemos especial cuidado.

  • Escucha / Lectura empática. Si conoces el mundo del desarrollo personal, habrás oído hablar de la escucha activa. Este tipo de escucha consiste en prestar toda tu atención a lo que tu interlocutor comparte contigo, buscando comprender lo que te comunica sin dejar que tu mente se enrede preparando respuestas. Pues hay un paso más allá: la escucha empática.

Si tu comunicación es por escrito, cambia escucha por lectura, pero la forma de hacerlo es la misma. Con la escucha empática no solo prestas toda tu atención a tu interlocutor, sino que tratas de ponerte en sus zapatos y sentir lo que él siente para no solo comprender, sino empatizar.

Al responder, se suele citar lo que el interlocutor ha compartido contigo utilizando tus propias palabras, para que quede claro que has prestado atención plena a lo que te ha compartido. Pero, además, añades la coletilla: y entiendo que esto te hace sentir… + el sentimiento que hayas detectado en su comentario.

Aquí necesitarás un poco de práctica para detectar los distintos sentimientos por escrito, ya que no escuchas su tono de voz. Pero si reconoces el sentimiento básico (alegría, tristeza, satisfacción, decepción, enfado,…), tu interlocutor no solo se sentirá escuchado, sino comprendido. Y aquí, el nivel de la comunicación cambia mucho, tanto que ambas estaréis más receptivas y centradas en llegar a un acuerdo común.

Y es que no es lo mismo responder:

“Oh claro, entiendo lo que me dices. Creo que podemos…”

Que:

“Oh claro, entiendo que prefieres hacer … en vez de … porque lo primero te hace sentir … ¿cierto? Tal vez podemos hacerlo de esta otra forma para que ambas nos sintamos mucho más cómodas ¿qué te parece?”

¿Notas la diferencia? Pues empieza a ponerlo en práctica hoy mismo y me cuentas qué cambios notas en las respuestas que obtienes por parte de tus compañeros y clientes.

  • Asertividad. Muy importante para comunicar de forma correcta tus límites y respetarte a ti misma y respetar a tu cliente. A veces, por miedo a perder un cliente, dejamos que violen nuestros límites y ello, a medio/largo plazo, nos hace sentir frustración, desmotivación y desencanto hacia lo que hacemos. Pasamos de hacer las cosas con entusiasmo a hacerlas por compromiso o, incluso, por obligación.

Ser asertiva no es imponer tu voluntad y punto de vista con palabras educadas. Ser asertiva es ser capaz de respetar el punto de vista de la otra persona, comprenderlo, ponerte en sus zapatos pero, a la vez, tener muy claros tus valores y prioridades, ser capaz de comunicarlos de forma educada y dejar claro hasta dónde estás dispuesta a ceder y qué es innegociable.

Y si insisten en algo que es innegociable… tendrás que decidir qué es más importante para ti: complacer a tu cliente faltándote al respeto a ti misma o mantenerte firme en tu punto de vista y confiar en que si tu cliente no respeta tus límites y valora lo que sí puedes hacer por él, es porque en realidad, no es tu cliente ideal y vuestra relación comercial, con el tiempo, terminaría en un gran peso para ti.

Si combinas la asertividad con la escucha/lectura activa verás que, poco a poco, cuánto más domines ambas técnicas y consigas integrarlas con naturalidad en tus comunicaciones diarias, mejores relaciones crearás con las personas que contacten contigo.

 

En resumen:

  • No des de lado tu estrategia de comunicación y marketing por atender solo a tus clientes. Cuándo vuestro proceso juntas termine, si no has seguido captando clientes potenciales, te quedarás sin saber qué hacer y tendrás que empezar a ejecutar estrategias rápidas y poco optimizadas para salir de paso.
  • Revisa qué acciones necesitas ejecutar ahora para obtener beneficios o cumplir objetivos manteniendo siempre la coherencia con tus valores y prioridades, para invertir tu tiempo de forma inteligente y ser cada vez más eficiente y productiva.
  • Escucha y lee con plena atención y presencia, centrándote no solo en comprender el punto de vista de tu compañera o cliente, sino en ahondar un poco más y sentir lo que ella está sintiendo mientras se comunica contigo. Esto te ayudará a crear relaciones auténticas de verdad basadas en la confianza.
  • Conecta con tus valores y prioridades, necesitarás tenerlos siempre presentes a la hora de decidir dónde están tus limites para ser capaz de comunicarlos con asertividad, siendo fiel a ti misma y respetando y comprendiendo el punto de vista de la otra persona.

 

infografia_habilidades_comunicar

 

Piensa que pasarás mucho tiempo comunicándote con tus clientes potenciales en tu web, redes, correos y newsletter. Automatizar procesos y diseñar estrategias es genial y te ayudará a crecer de forma escalonada y periódica en el tiempo… pero si te olvidas de trabajar y desarrollar estas habilidades (escucha empática y asertividad), llegará un momento en el que las eches en falta y, tal vez, ya sea un poco tarde y te cueste mucho más integrarlas e implementarlas en tu negocio online.

¿Qué me dices? ¿te animas a intentarlo y contarme qué tal te ha ido y qué cambios has notado? Recuerda que siempre hay un punto intermedio, una tercera opción en la que las dos personas que defienden su punto de vista no han pensado y que resulta de la combinación de ambas opiniones. Ahí, en esa intersección, se encuentra el punto de equilibrio que dotará a tus comunicaciones de la confianza y naturalidad que tantas de nosotras deseamos alcanzar.

Cursos recomendados:

¿Quieres encontrar el equilibrio en todas las áreas de tu vida para sentirte plena y realizada cada día disfrutando del estilo de vida que deseas? ¡PINCHA AQUÍ!

Sigue aprendiendo:

diseño y estrategia para mujeres emprendedoras

Diseñadora de webs con alma, mentora y formadora de emprendedoras creativas que quieren hacer realidad su idea y crear un negocio online único conectado con ellas.

Pin It on Pinterest

Share This