En la entrada anterior te hablaba sobre cómo pasar de la Etapa Uno: En Busca de Ideas a la Etapa Dos: En Busca de Diferenciación de forma muy práctica y sencilla, invirtiendo una media de 30 minutos en realizar los ejercicios propuestos.

Puedes repasar la entrada aquí: Emprender con Alma: En Busca de Ideas.

Cuándo trabajo este punto con las emprendedoras de mis mentorías y sesiones estratégicas hay un bloqueo recurrente: ¿cuáles son mis habilidades y capacidades innatas? ¿Y si no tengo ninguna? ¿Y si no puedo convertirlas en mi forma de vida?

Siento decirte que nadie, excepto tú, conoce la respuesta. Habilidades y capacidades tienes, todas las tenemos. Nuestros dones, esos que desplegamos mientras realizamos actividades que nos apasionan. Otra cosa es que te encuentres tan paralizada que no seas capaz de dar con ellas.

Por eso te comentaba que si quieres ver resultados, necesitas comprometerte al 100% con el ejercicio y dedicarle el tiempo que estimes necesario. La media está en 30 minutos, pero hay quién necesita más o menos, dependiendo del nivel de conexión que tenga consigo misma.

Si tú también te has paralizado con este punto, quiero compartir contigo algunos de los consejos que doy a las emprendedoras que están trabajando conmigo. Partiendo de la base de que no hay fórmulas mágicas para tener éxito, quiero que tengas en cuenta que lo que a unas nos funciona, a otras puede no hacerlo. Tendrás que probarlo por ti misma y decidir con qué te quedas.

 

¿Cuáles son mis habilidades y capacidades?

Muy sencillo: esas actividades que te apasionan y te encanta llevar a cabo tanto que, si te lo pudieras permitir, las realizarías gratis, por el simple hecho de dar y compartir con quienes te necesitan.

Puede que seas una estupenda comunicadora, cocinera, costurera, ilustradora, programadora… O, tal vez, tengas una gran empatía, seas detallista, cercana, altruista, organizadora… pero aún no lo sepas o te sabotées a ti misma para no saberlo.

 

¿Y si no tengo ninguna?

 

Sí, a veces somos nosotras mismas las que nos negamos a aceptar que tenemos ciertas habilidades y capacidades por miedo a lo que pueda pasar si empezamos a darles visibilidad. Es curioso lo poco que tardamos en admirar a otros profesionales por la forma en que hacen las cosas y lo mucho que tardamos en valorar lo que nosotras hacemos.

Solemos ser muy duras con nosotras mismas, cuestionando siempre si seremos lo suficiente buenas, estaremos lo suficiente preparadas, sabremos lo suficiente sobre un tema… y ese lo suficiente… nunca, o casi nunca, cumple nuestras expectativas. Nos ponemos el listón tan alto, incluso sabiendo de antemano que no podremos cumplirlo, que nos bloqueamos solas, sin ayuda de nadie.

 

¿Y si no puedo convertirlas en mi forma de vida?

 

Sentirte una impostora en tu propia vida te frena, es una realidad. Si tú no te valoras ¿cómo esperas que lo hagan los demás? Y es que tendemos a buscar siempre la aprobación de terceras personas, incluso para un tema tan importante como este.

Si te bloqueas ante la hoja en blanco y no sabes por dónde cogerla a la hora de poner por escrito tus habilidades y capacidades para emprender online, puedes recurrir a tus amigos, familiares, compañeros de trabajo… Al menos te servirá para salir del bloqueo y darte cuenta de que eres válida tal y como eres.

 

Recurrir a tus contactos

 

Habla con ellos o envíales un correo pidiéndoles que te digan qué habilidades y/o capacidades valoran de ti, entre 3 y 5 es suficiente. Incluso puedes crear un listado a modo de ejemplo para facilitarles la tarea. Pero ten en cuenta que si les das la posibilidad de una respuesta abierta, tal vez te contesten menos, pero se implicarán mucho más en responderte.

Cuándo tengas varias respuestas, simplifica las listas, quédate con esas habilidades/capacidades que más se repitan en ambas. Si hay alguna que te parezca negativa, prueba a darle la vuelta. Por ejemplo: exigente: soy exigente para dar siempre lo mejor de mí: comprometida. Recuerda que todo depende del enfoque y la perspectiva.

 

Recurrir a tus referentes

 

Otra opción que me parece fascinante y conocí gracias a uno de los libros de Tony Robbins, es la del modelaje. Seguro que has oído hablar de ella alguna vez aunque tal vez no con este nombre.

Consiste en examinar el comportamiento de esos referentes a los que admiras y anotar sus habilidades/capacidades. No es copiar, no tienes que comportarte cómo ellos. Es mucho más: tienes que llegar al fondo del por qué hacen lo que hacen, a su para qué.

Si eres capaz de conectar con el Para Qué de ese referente al que admiras, entender por qué hace lo que hace, que razones le mueven, que le motiva y cómo siente, piensa y decide, podrás modelarlo y adaptar esas habilidades/capacidades que admiras en él a tu propia vida.

 

infografia habilidades capacidades emprender online

 

 

Pero ten siempre muy claro que modelar no es copiar. No es que hagas exactamente lo mismo que él hace. Se trata de entender las bases de su personalidad y de su estrategia, conocer los motivos que le mueven a actuar así y en base a ello, no copiar su forma de ser o actuar, sino adaptar eso que has descubierto a tu propia forma de ser.

¿Te imaginas ser capaz de descubrir para qué fulanito ha lanzado la promoción X a sus suscriptores vip, qué habilidad ha utilizado para aumentar las conversiones, qué estrategia ha utilizado para conseguirlo y qué objetivos se ha marcado para llegar hasta allí?

Para conseguir algo así, vas a tener que apagar ese ruido que te rodea y centrarte en el referente al que quieres modelar (que no imitar), para descubrir qué siente cuándo preparar sus campañas, qué piensa al diseñar el proceso a seguir y qué motiva las decisiones que toma y descarta.

Esto va de conectar con esas emociones que crean la realidad, las que dan forma a las ideas que inundan nuestra cabeza. ¿Qué estado de entusiasmo y motivación necesita alcanzar fulanito para tener éxito? ¿En qué piensa? ¿A qué aspira? Conectar con ese punto y hacerlo tuyo.

Si te animas a descubrir tus habilidades y capacidades utilizando este método de modelaje, quiero compartir contigo la ficha que utilizo cuándo examino este tipo de emociones y sentimientos que mueven a otros emprendedores a hacer realidad lo que sueñan:

 

DESCARGAR LA FICHA
 

 

Instrucciones para completar la Ficha:

  • Hoja Uno: Tus referentes y las tres principales habilidades que admiras en ellos. En la última casilla: modelar, escribe si quieres adquirir e implementar esa habilidad en tu vida personal y/o profesional o no. A veces admiramos habilidades pero no nos identificamos con ellas.
  • Hoja Dos: Habilidad a modelar y lo que vas a conseguir cuándo lo hayas logrado. Es importante que anotes cómo va a cambiar tu situación actual cuándo adquieras esta nueva habilidad, es lo que más nos motiva a la hora de pasar a a la acción.
  • Hoja Tres: Resume lo que vas a conseguir en un par de palabras muy precisas y concretas (tu nuevo mantra) y marca un paso a paso preliminar de los cambios que vas a llevar a cabo para desarrollar esa nueva habilidad.

 

Pero, como ya sabrás si hiciste mi Test para Emprendedoras, descargaste la checklist y leíste la entrada sobre la Etapa de En Busca de Ideas ¡este es solo el primer paso! El punto de partida para asegurar unas bases sólidas para tu negocio online: auténticas, genuinas, 100% tú.

Porque para pasar a la siguiente etapa: En Busca de Diferenciación, necesitas saber quién eres, cuáles son tus habilidades, en qué eres la mejor y cómo comunicar ese mensaje a tu comunidad de forma natural, cercana y coherente.

Querer especializarte sin conocer estos aspectos de ti no es que tenga mucho sentido ¿no te parece? Recuerda: no hay prisa, conecta con tu ritmo, no te presiones Lo importante es que obtengas resultados reales y pases del pensar al hacer.

Las grandes cosas de la vida, se consiguen pasito a pasito. Despacio y con buena letra. Correr, a veces, solo nos sirve para sentirnos abrumadas, sobrepasadas y frustradas. Y créeme, trabajar en hacer realidad tu idea desde ese punto de desmotivación, no trae nada bueno.

Y cuándo sientas ganas de acelerar procesos por el motivo que sea, no olvides preguntarte: ¿Esto que voy a hacer me acerca a mi gran meta final? ¿Es imprescindible que lo haga en el tiempo que me he marcado? ¿Qué es lo peor que puede pasar si no cumplo este plazo? ¿Cómo me sentiré cuándo haya cumplido este objetivo? ¿Qué va a cambiar en mi vida a mejor si cumplo esta meta?

Escribe las respuestas en tu diario o en una hoja en blanco, sin límites, lo que te venga a la cabeza, no le des demasiadas vueltas. Cuándo lo tengas, léelo en voz alta. Y entonces: decide. ¿Merece la pena?

Y ya sabes que si necesitas una ayuda extra para conectar con tus habilidades y capacidades, podemos charlar cuándo quieras agendando tu cita conmigo AQUÍ.

Cursos recomendados:

 

Diseñadora de webs con alma, mentora y formadora de emprendedoras creativas que quieren hacer realidad su idea y crear un negocio online único conectado con ellas.

Sigue aprendiendo:

Pin It on Pinterest

Share This