En vista de que la creación de la nueva identidad visual de la web ha despertado la curiosidad de muchas de vosotras (me habéis preguntado por privado y email que qué significa el nuevo imagotipo), he decidido, esta vez sí, compartir el paso a paso detallado que me llevó de la hoja de laurel inicial, pasando por el reloj de arena alado, hasta el actual símbolo.

evolución logotipo visual

 

Como comenté en la entrada anterior, al primero no le di muchas vueltas. Solo tenía claro los colores que quería utilizar en base a la encuesta que pasé a mi comunidad y los sentimientos que quería transmitir: cercanía, seguridad, transparencia, confianza, enfoque femenino, dinamismo, alegría…

La tipografía escogida para el nombre de marca es Montserrat: quería un tipo de letra que comunicase confianza y seguridad, reforzada, a su vez, por mi color azul, ese que me acompaña desde El Perro de Papel y con el que conecto profundamente.

La tipografía escogida para mi propuesta de valor es Pacífico: busqué un tipo de letra tipo display / escrita a mano, para transmitir cercanía y un toque femenino. De ahí el color rosa fresa que colorea esa frase.

Y me faltaba el dinamismo y la alegría que, para mí, eran imprescindibles en mi nuevo proyecto: quería un detalle que conectase con la naturaleza, orgánico, vivo,… pero a la vez simple y sencillo. Las ramitas de laurel encajaban a la perfección y el color amarillo era el ideal para comunicar estos últimos sentimientos.

Pero, revisando mi gran meta final: disfrutar de un trabajo que me apasiona encontrando el equilibrio entre mi vida personal y profesional, el factor tiempo cobró importancia. Y aunque en un principio interpreté que al utilizar un gráfico natural que nace, vive y muere, podía ir implícito… en el fondo sentía que faltaba algo.

De ahí surgió la evolución de este primer logotipo:

El reloj de arena no dejaba lugar a dudas. Y le puse alas tricolores simbolizando la flexibilidad y libertad que tanto valoro. Además, quise dejar claro qué tipo de servicios podían encontrarse en mi web pero… había pasado de lo simple a lo complejo en un abrir y cerrar de ojos. Aunque lo he mantenido durante mucho tiempo, no terminaba de sentirme conectada con él.

Aquí empecé a jugar con los degradados y transparencias que siempre me han atraído mucho. Para mí, un degradado representa la evolución natural de la vida, el paso de un ciclo a otro, de forma pausada, relajada, tranquila, siguiendo el ritmo marcado por el propio proceso. No es un cambio radical, sino gradual.

Ya sabes que soy gran defensora de las Marcas con Alma, esas capaces de adaptarse a ti, evolucionar contigo y conectar con tu comunidad de forma coherente, transparente y real. La mía no podía ser menos. No podía conformarme con símbolos que comunicaban el mensaje que quería transmitir, necesitaba sentir que esos símbolos podrían comunicar mi mensaje incluso sin frases que lo acompañaran.

Y así, después del bloqueo sobre mentorizar todos los servicios que ofrezco en la web, sobre todo el de diseño web con alma que me tenía bastante preocupada, vino la inspiración y me dejé llevar:

haz realidad tu idea negocios online b1200px

¡Eureka! Ahora sí. Cuándo terminé de dibujarlo, sentí que era YO. Conecté con él de forma automática, natural, como si llevase esperando toda la vida encontrarlo. Es curioso como cuándo desbloqueas uno de tus miedos, la inspiración vuelve a fluir y encuentras las respuestas que tanto tiempo estabas buscando sin dar con ellas ¿verdad?

Y es que este nuevo logotipo lo he diseñado siguiendo una técnica muy antigua para convertir mantras en símbolos. En sigilos, exactamente. He llegado a un punto en el que creo firmemente que todas esas respuestas que necesitamos, ya están dentro de nosotras. Solo hay que liberarnos de la obsesión de buscarlas y dejar al universo hacer su trabajo. Cuándo sueltas, todo fluye. Pero como cuesta…

Por eso, porque pienso que todas y cada una de nosotras somos las que mejor sabemos que hemos venido a ser y hacer aquí y ahora, voy a contarte los pasos que he dado para llegar de la hoja de laurel a este símbolo de infinito tan personal. No es complicado, pero requiere tiempo, inspiración, motivación, compromiso y, sobre todo, una conexión muy profunda contigo misma. ¿Preparada?

 

Inspiración para crear un logo mágico para tu marca

 

Tu meta:

El punto de partida es conocer muy bien qué es lo que quieres hacer y para qué. Aquí hablamos de valores, de tu misión de vida a nivel personal y profesional.

¿Para qué decidiste emprender? ¿Qué es lo que quieres conseguir?

Y que las respuestas, hablen de ti. No de los demás. Esta parte me costó un poco… lo admito.

Mis respuestas solían ser: yo quiero ayudar a otras mujeres a crear un negocio online que les permita encontrar el equilibrio entre su vida personal y profesional.

¿Para qué? Para que se sientan realizadas, felices y en armonía.

¿Para qué? Para que disfruten de la vida.

¿Para qué? Para sentirME realizada, feliz y en armonía al saber que soy capaz de ayudar a otras personas.

¿Para qué? Para mejorar mi calidad de vida. AQUÍ YA HABLO SOLO DE MÍ.

La pregunta cambia: ¿Cómo? 

Aquí entramos en el plano material que es en el que vivimos. ¿Cómo quiero mejorar mi calidad de vida?

Yo, Celia, quiero ganar 5.000€ al mes con mi negocio online para mejorar mi calidad de vida.

Y volvemos ¿para qué? Para ayudar a otras mujeres a crear un negocio online que les permita mejorar la calidad de la suya.

Por último, sintetizamos: GANAR CINCO MIL EUROS AL MES.

Es maravilloso crear una propuesta de valor enfocada a tu comunidad, pero la realidad es que todo lo que haces, lo haces porque, en el fondo, quieres sentirte feliz, realizada, útil, abundante, conectada contigo y tener la vida que sueñas. ¡Por supuesto que quieres ayudar a otras personas! Pero para materializar ese deseo, primero necesitas conocer el tuyo, tu gran meta final. No puedes ayudar a otras personas si no puedes pagar la hipoteca, por ejemplo…

 

Tu mantra:

 

Ahora que ya tienes definida tu meta real, es el momento de dar vida a tu mantra partiendo de la propuesta que ya has definido: GANAR CINCO MIL EUROS AL MES. Y todo lo que ello conlleva. Tiempo para ti, oportunidades para tu comunidad, trabajo en equipo, nuevas estrategias de crecimiento y evolución para tu negocio…

Puedes hacer una lista de todas las consecuencias derivadas de tu mantra.

¿Qué harás si tu mantra se cumple? Trata de escribirlo en presente, como si ya lo hubieras logrado. Y déjate llevar por la inspiración. Escribe todo lo que pase por tu cabeza, no te cortes las alas. Imagina todo lo que haces ahora que has conseguido que tu propósito se haga realidad. No está nada mal ¿verdad?

Cuándo descubres que tu meta final te inspira y motiva, pasa de ser un deseo a ser un objetivo que puedes analizar, medir, desglosar… y cada mini objetivo derivado del gran objetivo final, se convierte en un pequeño reto que quieres cumplir para seguir disfrutando del camino.

Cuándo tengas tu lista, no te obsesiones con llegar al final. Disfruta de cada pequeño reto, exprímelo al máximo y apunta todas las consecuencias derivadas de ese realización. Son esos pequeños pasitos los que nos hacen seguir comprometidas con nuestra idea inicial y no desviarnos del camino.

Ahora que tienes una lista de todos los mini-retos que vas a ir cumpliendo, recupera tu mantra inicial. En mi caso: GANAR CINCO MIL EUROS AL MES. Y elimina las vocales y las consonantes repetidas: GNRCMLS

¡Y a crear! Tienes tu mantra simplificado al máximo, cargado de esa energía positiva que has plasmado sobre él mientras anotabas tu lista de consecuencias deseables. ¡Es hora de darle vida!

Empieza jugando con las consonantes creando diseños que te resulten inspiradores, déjate fluir, no descartes nada.

 

Tu Sigilo:

evolución logotipo visual SIGILO

Cuándo lo tienes, lo sientes.

La idea es empezar jugando con las letras resultantes creando dibujos: fusionarlas, mezclarlas, deformarlas,… Y cuándo llegas a un diseño que te resulta interesante (en mi caso el número 2), empezar a simplificar. Menos es Más. Y en este proceso, que el resultado sea simple es muy importante.

Este dibujito es la representación simbólica de tu mantra, de tu meta final y todos los miniobjetivos secundarios que has ido escribiendo en tu lista. Cuándo lo mires, lo utilices, lo compartas… estarás compartiendo tu mensaje traducido en colores y formas.

Yo puse el mío en horizontal para no perder la idea de las alas que para mí simbolizan libertad y flexibilidad. Pero, como ves, es mucho más lo que comunico con él.

 

Y ahora que conoces el proceso básico para convertir tu misión de vida en un símbolo que comunique tu mensaje, toca ponerse a ello ¿no crees?

Cursos relacionados:

Diseñadora de webs con alma, mentora y formadora de emprendedoras creativas que quieren hacer realidad su idea y crear un negocio online único conectado con ellas.

Sigue aprendiendo:

Pin It on Pinterest

Share This