Me apasiona planificar pero de forma flexible. Si llevas un tiempo conmigo, supongo que ya intuyes a qué me refiero. No soy de horarios rígidos ni de trabajar 20 horas diarias. Por supuesto, lo hice en su día y así descubrí lo fácil que es convertir tu pasión en una obligación y perder la ilusión y motivación hasta el punto de pensar en tirar la toalla.

Y es que no somos máquinas. Nuestro cuerpo tiene un límite. Y, por supuesto, nuestros objetivos no son los mismos. Yo, por ejemplo, emprendí mi negocio para disfrutar de tiempo de calidad con mi hijo a la vez que me desarrollaba personal y profesionalmente para tener la vida que soñaba. ¿Tendría sentido trabajar como si no hubiera mañana y ver a mi hijo solo a la hora de dormir? Para mí, no.

Eso no quiere decir que haya veces que tenga que trabajar mientras él pasa tiempo con su padre o la familia. Pero el tiempo que estoy con él, estoy completamente presente e intento que supere en número de horas al que paso trabajando mientras él está en casa. Al fin y al cabo disfrutar de él es mi prioridad ¿sería coherente no hacerlo así?

Por supuesto… ganaría más dinero porque podría atender a muchos más clientes y terminar los servicios mucho antes para engrosar mi agenda de clientes pero estaría yendo en contra de mis principios y rompiendo mis propios límites. Mi integridad brillaría por su ausencia y no sería feliz ni disfrutaría de mi trabajo como lo hago desde que tengo claras mis prioridades reales.

La consecuencia es que mi ritmo es otro… para mí lo más importante no es mi negocio (que sí, que me encanta y lo disfruto mucho), sino mi bienestar y pasar tiempo con mi familia. Cuestión de prioridades, ya sabes. Por eso trato de ser muy flexible y que todo lo que hago, sea lo que de verdad quiero y me apetece hacer. Pongo lo mejor de mí en cada servicio a nivel profesional, pero sin desgastarme porque lo que más me importa viene después y me necesita al 100%.

Así que si sientes que te identificas con mi forma de planificar mi tiempo y esa necesidad de invertirlo de forma inteligente para disfrutar del camino sin perder calidad de vida ¡tengo un regalo para ti! Que ya envié a mis suscriptoras de la newsletter y ahora quiero compartir contigo con una explicación más precisa para que puedas empezar a aplicarlo en 2019 sin problema.

planning_2019

Aquí lo tienes, tu panel de visualización creativa para 2019. El objetivo de esta ficha que parece tan sencilla es activar el área más creativa de tu cerebro para ser capaz de establecer nuevas conexiones y encontrar distintos caminos para salvar un mismo obstáculo. Todo es más sencillo cuándo tienes claro de dónde partes y dónde quieres llegar ¿verdad? Consíderalo un mapa para empezar a priorizar en tu vida.

Es muy importante que tengas claro el objetivo que quieres alcanzar a lo largo de 2019 y que te imagines cómo será tu vida, una vez lo hayas logrado, en diciembre del próximo año. ¿Qué estás haciendo? ¿Con quién estás? ¿Qué sientes? ¿Qué has hecho, mes a mes, para estar ahí? ¿De qué has prescindido por el camino y el motivo de esa decisión? Toda respuesta suma a la visión general. Estamos hablando de tu meta, de tu sueño, de tu aspiración para 2019.

Te dejo la mía como ejemplo, por si así te resulta más sencillo inspirarte. Al final del artículo podrás descargar la ficha en formato PDF imprimible:

planning_2019_ejemplo

DEFINICIÓN DEL OBJETIVO:

Puede ser a nivel personal, profesional o ambos si están conectados. En mi caso lo están, por lo que me ha resultado sencillo unificarlos. La idea es encontrar equilibrio en todas las áreas de tu vida y marcarte un objetivo que te haga sentir realizada y motivada.

Recuerda que este objetivo debe pasar el filtro SMART para asegurar su consecución:

S – Específico y muy concreto. No te disperses ni trates de abarcar demasiado, si tocas varios puntos, tendrás que priorizar para no dividir tu energía y mantenerte enfocada.

M – Medible. Necesitas ser capaz de saber cuándo lo has conseguido y medir los resultados que obtienes para tomar mejores decisiones en base a ellos.

A – Alcanzable. Que sea accesible para ti en base a la etapa en la que te encuentras, aquí es dónde ponemos los pies sobre la tierra para asegurarnos que estamos siendo realistas.

R – Retador. Tiene que motivarte a realizarlo. En esta parte es útil pensar en qué cambio supondrá en tu vida alcanzarlo.

T – Timing. Y, por supuesto, delimitarlo en el tiempo. En este caso contamos con un año para llevarlo a cabo. Una vez lo tengas, se desglosa en pequeñas acciones mensuales que nos permitan ir avanzando y viendo cambios.

IMÁGENES QUE COMUNICAN MI OBJETIVO:

El cerebro humano recuerda las imágenes durante más tiempo que los textos escritos. Por eso, te animo a seleccionar imágenes que representes tus prioridades y estén relacionadas con ese objetivo. Así, al mirarlas, activarás tu imaginación, esa parte creativa que ya existe en ti, y tu compromiso y motivación se mantendrán en alza.

PALABRAS QUE DEFINEN MI OBJETIVO:

Aquí seleccionamos palabras que simbolicen la consecución de ese objetivo para nosotras. Puedes utilizar adjetivos, sustantivos, verbos… si usas verbos, te aconsejo que sean verbos de acción, de esos que animan a ponerse en movimiento. Estas palabras te acompañarán durante todo el año en tu estrategia de comunicación multicanal.

COLORES QUE REPRESENTAN MI OBJETIVO:

Que los colores despiertan emociones y sensaciones en nosotras no es nada nuevo. Cada color tiene una vibración y nos hace sentir distintas emociones. Unos nos impulsan, otros nos calma. Cada uno tiene su particularidad pero, también es cierto, que un mismo color puede que no transmita lo mismo a dos personas distintas.

Aquí hablamos de tus colores, de esos que transmiten exactamente lo que tú quieres sentir o lograr en el camino hacia la consecución de tus sueños. Una vez los tengas seleccionados, puedes convertirlos en parte de tu branding para este año, así estarán siempre contigo y tendrás presente tu gran meta en cada acción que lleves a cabo.

CÓMO ME SENTIRÉ AL CUMPLIRLO:

Y aquí ¡se hace la magia! Encendemos la mecha de nuestros sueños e ilusiones. Quiero que te imagines que estás en diciembre de 2019 y ¡lo has conseguido! Tu gran meta ha sido alcanzada.

  • ¿Cómo te sientes?
  • ¿Qué piensas?
  • ¿Dónde te encuentras?
  • ¿Quién te ha acompañado?
  • ¿Qué has hecho durante los últimos 12 meses para llegar hasta aquí?
  • ¿Qué es lo que más has disfrutado?
  • ¿Qué te gustaría haber hecho de forma diferente?
  • ¿Cuáles han sido tus prioridades?

Estas son solo algunas de las preguntas que puedes hacerte para definir tu situación en diciembre de 2019. Cuánta más emoción le pongas, más energía tendrás para llevarla a cabo.

Y cuándo lo tengas, puedes utilizarlo como fondo de pantalla o imprimirlo y ponerlo a la vista para tenerlo siempre presente y recordar para qué haces lo que haces y cómo te sentirás cuándo lo hayas logrado. Es una forma de mantener estable nuestro nivel de motivación y renovar nuestro compromiso diario.

 

 

¿Ya lo tienes? ¡Perfecto! Pues ahora ¡a darle rienda suelta a tu creatividad e inspiración! No temas aspirar a grandes cosas, si te comprometes de verdad y eres capaz de conseguir las herramientas y recursos que vayas necesitando mes a mes, podrás lograrlo.

 

 

De hecho, este plan es solo una parte del planificador visual para 2019 que he compartido con mi grupo de planificación para 2019. En el completo trabajamos también con los objetivos mes a mes, analizamos puntos de mejora, fortalezas, previsiones mensuales de forma flexible… la idea es pasar todo el año juntas con pequeñas acciones mensuales 100% flexibles que nos acerquen poco a poco a nuestra meta.

Si quieres unirte a nosotras ¡aún estás a tiempo! Ya hemos empezado, pero en diciembre solo diseñaremos este plan completo y veremos fechas claves de enero que podemos integrar en nuestra estrategia de comunicación para aumentar nuestra visibilidad online. Tienes toda la info sobre La Agenda  Trimestral + Grupo de Trabajo PINCHANDO AQUÍ.

¡No olvides pasar por aquí y contarme qué tal te ha ido con tu plan! Además, el imprimible que he compartido contigo también lo trabajaremos en mi grupo gratuito de facebook durante el mes de diciembre, así que si no te animas a trabajar conmigo durante un año, siempre puedes venirte al grupo de facebook y disfrutar de las acciones y retos puntuales que organizamos desde allí.

ME UNO AL GRUPO DE FACEBOOK

¡Que tengas un motivador y próspero 2019, soñadora!

 

Entradas relacionadas:

 

Cursos relacionados:

Sigue aprendiendo:

Pin It on Pinterest

Share This