El cliente ideal es algo que puede resultar un bloqueo importante, sobre todo cuándo comienzas ¿por qué? Bueno, en mi experiencia con las mujeres que tengo en mentorías, surgen muchas dudas alrededor de este tema siendo la más recurrente…

¿Cómo describo a mi cliente ideal si no le conozco?

Y en consecuencia a esta viene otra igual de interesante… ¿Y si el tipo de cliente que me imagino no existe? Esta es una de las que más daño pueden hacer a tu emprendimiento porque si inviertes demasiado tiempo en tratar de dibujar a quién será tu cliente ideal corres el riesgo de tomar decisiones en base a datos imaginados y esperar demasiado para lanzarte a interactuar con personas reales.

Sí, solo cuándo te lanzas y empiezas a hacer cosas es cuándo descubres quién es en realidad el tipo de persona al que estás atrayendo con tu estrategia de comunicación. Este tipo de persona puede encajar o no con el perfil que creaste para definir a tu cliente ideal, todo depende de cómo hayas comunicado tus valores para dar forma a tu mensaje de captación.

Por eso, a veces, es suficiente con tener clara la solución que estás ofreciendo y una vez has definido bien este tema, empezar a moverte para comprobar si tu propuesta tiene demanda y sopesar si merece la pena invertir tiempo y recursos en llevarla a cabo y lanzarla al mercado. Y es que todo gira en torno al problema que solucionas o la necesidad que cubres, si ese problema o necesidad existen, ten por seguro que habrá alguien al otro lado que te necesite.

 

¿Qué es una necesidad real?

 

Un problema que solucionar o un objetivo por cumplir. No te compliques demasiado tratando de buscar la definición perfecta. Tu objetivo es ayudar a tus clientes a avanzar, crecer, evolucionar y cumplir sus deseos, aspiraciones, sueños y objetivos a través de tus propuestas.

Si vendes productos físicos, ahonda en los beneficios que aportará a la vida de tu cliente adquirir tus creaciones.

Si vendes servicios o productos digitales, céntrate en la experiencia que será para tu cliente confiar en tu metodología y qué cambios verá en su vida después de vuestro proceso juntas.

Si la necesidad existe, la demanda está asegurada… a no ser que esa necesidad sea inconsciente. Esto lo complica un poquito.

 

¿Cómo detecto si la necesidad que soluciono existe?

 

Pues nosotras lo tenemos mucho más sencillo que hace unos años. Recurre a Google y a las redes sociales. La forma más sencilla de comprobar si tu propuesta está siendo reclamada es buscarla utilizando palabras similares a las que utilizaría tu cliente.

Aquí pongo siempre el mismo ejemplo pero es que es 100% real. Yo conocí el mundo del Feng Shui buscando consejos para decorar mi nueva casa en la sierra. La decoración de mis suegros era demasiado clásica y yo quería algo más actual pero sin sobrecargarlo.

Y buscando buscando… encontré varias webs sobre Feng Shui. Era una palabra que ya había escuchado pero nunca me había llamado la atención hasta que la encontré gracias a la búsqueda que hice en Google sobre formas originales de decorar la casa.

Este tema le he hablado mucho con dos clientas de mentorías que se dedican justo a esta especialidad y espero que mi caso real las haya ayudado a definir mucho mejor su estrategia de comunicación porque, en mi caso, la necesidad de aplicar Feng Shui a mi hogar NO era consciente.

detectar_necesidades_reales

 

¿Qué diferencia hay entre necesidades conscientes e inconscientes?

 

Un cliente es consciente de que tiene un objetivo que cumplir o necesidad que cubrir y busca de forma activa una solución. Aquí la necesidad es consciente y para ti será mucho más sencillo ayudarle a pasar de cliente potencial a cliente real.

Un cliente no es consciente de que tiene un objetivo que cumplir o necesidad que cubrir y no busca una solución. Solo es consciente de las consecuencias de ese objetivo o necesidad que aún no ha asumido y trata de solucionarlas y poner parches, pero sin ir hasta la causa real. Aquí la necesidad es inconsciente y te costará mucho más que confíe en ti.

A veces necesitamos invertir demasiado tiempo y muchos recursos en estrategias de educación para conseguir que ese público que tiene una necesidad latente llegue a reconocerla y decidir si nuestra propuesta es lo que necesitan de verdad para seguir creciendo o cumplir determinados objetivos.

Por ejemplo, en mis mentorías estratégicas he trabajado con compañeras cuyo problema inicial era que no conectaban con su comunidad y en consecuencia no vendían lo suficiente para cubrir gastos… Pues bien, después de las primeras sesiones profundizando en el origen, descubrimos que la raíz era una inseguridad inconsciente a la hora de comunicar que transmitían en sus mensajes atrayendo, en consecuencia, un tipo de público desconfiado que buscaba siempre la opción más barata y, a poder ser, gratis.

Así que el plan de acción se centraba en conectar con sus valores, potenciar sus talentos, convertir debilidades en fortalezas y diferenciarse para aumentar el valor percibido de sus propuestas y atraer a un tipo de público que valorase su experiencia y formación a la hora de reservar sus servicios.

 

Prueba si tu solución tiene demanda real

 

Y llegados a este punto… ¡es el momento de comprobar si esa necesidad es real y tu solución tiene demanda entre el público que la necesita! Esto puedes hacerlo tanto si tienes comunidad como si no. Es más sencillo hacer la prueba dentro de tu propia comunidad, aunque si estás empezando es lógico que no sepas cómo hacerlo y la mejor opción sería a través del networking (colaboraciones) con otros profesionales de nichos afines.

 

Hacer la Prueba dentro de tu Comunidad

La forma más sencilla de comprobar la demanda real tu solución dentro de tu comunidad es:

  1. Crea un lead magnet (regalo para suscriptores) con los pasos básicos para cubrir esa necesidad.
  2. Este lead magnet tiene que ser: 100% práctico, sencillo de consumir y con un resultado real en la vida de tu suscriptor. Es decir, tiene que notar un cambio real en el momento de llevar a la práctica las propuestas sencillas y básicas que ofreces en tu recurso gratuito.
  3. Crea una lista asociada a un formulario en tu plataforma de email marketing y programa un correo automático que envíe el lead magnet a los nuevos miembros que se suscriban a la lista.
  4. Diseña una landing dónde ofrecer tu lead magnet haciendo especial hincapié en los beneficios y experiencia que ofreces a quién lo descargue y lo ponga en práctica uniéndose a tu lista.
  5. Comparte el enlace de tu landing en todos tus canales de comunicación (blog, redes sociales, newsletter…) y, por supuesto, en todas tus colaboraciones.
  6. Comprueba las estadísticas del correo dónde envías el lead magnet: aperturas, clicks, reenvíos…
  7. Programa un segundo correo que se envíe de forma automática un par de días después de la entrega del recurso gratuito dónde pidas feedback sobre los resultados obtenidos y te presentes con tu propuesta de valor invitando a tus nuevos suscriptores a responder al correo o a través de un formulario.
  8. Revisa las estadísticas periódicamente para comprobar los resultados que obtienes y haz los cambios que sean necesarios para optimizarlos.

 

networking_colaboraciones_online

 

Hacer la Prueba en otras Comunidades

Los pasos a seguir serían los mismos. La única diferencia es que tú no tienes comunidad dónde probar si tu solución más básica y práctica funciona, por lo que tendrías que enviar propuestas de colaboración a otros referentes de nichos afines.

Esto no es tan complicado como puede parecer al principio. A veces nosotras mismas somos nuestro peor enemigo y nos sentimos chiquititas cuándo oímos la palabra colaboración. Esto hace que nos cerremos en banda a la hora de enviar propuestas y, por lo tanto, ese NO que ya teníamos es una realidad porque no nos hemos movido para conseguir el SÍ.

  1. Busca posibles colaboradores en nichos afines. Con afines me refiero a que si, por ejemplo, tú te dedicas al diseño web, te vendría genial colaborar con coachs de negocios, estratégicos o especializados en gestión del tiempo para emprendedores. Vuestros nichos tendrían necesidades similares y no seríais competencia directa.
  2. Visita sus webs, revisa las entradas más vistas, lee los comentarios… igual que ya hiciste al buscar necesidades reales. Y anota todo lo que encuentres que tú puedas solucionar a través de una colaboración en la que ofrecerás tu lead magnet.
  3. Envía una propuesta de colaboración por correo dónde te presentes, añadiendo tu propuesta de valor, comenta lo que conoces de su trabajo con humildad y empatía, haciendo referencia a esa necesidad que tú, con tu experiencia personal y profesional, puedes cubrir a través de una colaboración conjunta (un taller, entrevista, reto…).
  4. Recuerda que para aumentar las posibilidades de recibir un SÍ, la propuesta tiene que ser beneficiosa para las dos partes. Si ese referente al que has escogido no gana nada, puede que ni siquiera responda al correo si tiene la agenda demasiado apretada.
  5. Añade un borrador del guión que te gustaría seguir en la colaboración para ahorrarle tiempo intercambiando miles de correos y también el enlace a la página del lead magnet (recurso gratuito) que te gustaría ofrecer a su comunidad al finalizar la interacción.
  6. Envía propuestas personalizadas a entre 1-3 referentes a la semana y da al menos una semana de margen para recibir las respuestas. Puedes enviar recordatorios, pero no insistas demasiado, sino responden es porque están ocupados y las colaboraciones, a veces, no son una prioridad importante.
  7. Lo ideal es realizar este tipo de colaboraciones 1/2 veces al mes para mantener un pico de visibilidad aceptable y asegurarte un flujo estable de nuevo tráfico a la página de captación de leads (suscriptores).

 

Además, si te interesa saber si esa colaboración ha tenido un impacto positivo en tu negocio, es buena idea:

  • Crear una lista especial para cada colaboración o una etiqueta para diferenciar los suscriptores que te llegan a través de esa acción.
  • Añadir una minisecuencia especial dónde te presentes y les envíes el mejor contenido de tu web para ganarte su confianza (te acaban de conocer a través de la colaboración, no han llegado a ti directamente).
  • Incluso puedes ofrecer un infoproducto o servicio muy básico al finalizar la secuencia y analizar el índice de conversión para saber si esa colaboración resulta interesante volver a repetirla o mejor lo dejamos estar y buscamos otros colaboradores.

vender_para_ayudar

 

Consejos finales

  • Si la solución que ofreces da respuesta a un problema real, tienes muchas posibilidades de que haya personas ahí fuera esperándote.
  • Si te bloqueas a la hora de encontrar a tu cliente ideal, céntrate en analizar cómo puedes ayudar a otras personas con tus conocimientos, formación y experiencia. Cuándo inicies tu estrategia de comunicación, atraerás al tipo de público que necesita de verdad lo que tú sabes hacer.
  • La única forma de saber si algo tendrá demanda, es probando antes una solución básica de tu idea completa creando un recurso gratuito 100% práctico y fácil de consumir que te permita trabajar con resultados reales para así tomar decisiones acertadas a la hora de invertir tiempo y recursos en crear nuevas propuestas de pago.
  • Puedes empezar a crear cursos, talleres, servicios a lo loco sin hacer pruebas antes. Puede que incluso vendas haciéndolo así… pero por experiencia propia te digo que pasados unos meses, ese negocio que parecía tan sólido empezará a tambalearse y lo que encontrarás en los cimientos no te gustará absolutamente nada.
  • Invierte tu tiempo y recursos en acciones que te aporten resultados positivos a largo plazo, optimiza al máximo los recursos de que dispones y no los malgastes por picos de visibilidad que a largo plazo desaparecen.
  • Esto de emprender es una carrera de fondo. Hazte a la idea de que cada proceso lleva su tiempo, conecta con tus ritmos y los de tu negocio, reflexiona sobre tus valores y céntrate en ayudar solo a esas personas que de verdad te necesitan de la mejor forma que puedas y sepas hacerlo ahora. Mañana será otro día.
  • Si necesitas ayuda para iniciar, desarrollar o rediseñar tu plan de comunicación porque sientes que algo está fallando y no sabes exactamente qué puede ser, echa un vistazo AQUÍ y hablamos. Recuerda que los problemas se ven mejor desde fuera del bosque y, a veces, contar con la visión objetiva de un profesional puede ahorrarte mucho tiempo y quebraderos de cabeza.

 

Aquí tienes la recopilación de consejos finales para que puedas descargarla y tenerla delante cuándo te haga falta un poco de inspiración y motivación para seguir adelante:

infografía_solucion_demanda_real

 

 

 

Y esto es todo por hoy. Espero que mi experiencia te aporte algo de claridad en este tema y definir a tu cliente ideal para decidir si existe y tu solución le servirá deje de ser un bloqueo. Recuerda que solo pasando a la acción obtenemos resultados reales con los que seguir trabajando y mejorando cada día.

Ya sabes que puedes compartir tus inquietudes, experiencias y avances conmigo en el área de comentarios o en mi perfil personal de Facebook o en nuestro grupo de trabajo de desarrollo personal y profesional para emprendedoras ¡estaré encantada de saber más de ti, de tu idea y echarte una mano si me es posible!

 

¿Quieres que tengamos una sesión de 45 minutos para revisar el estado actual de tu negocio y llevarte un tip práctico que podrás aplicar YA MISMO para empezar a ver cambios?

¡Que tengas un feliz día, soñadora!

Cursos relacionados:

Diseñadora de webs con alma, mentora y formadora de emprendedoras creativas que quieren hacer realidad su idea y crear un negocio online único conectado con ellas.

Sigue aprendiendo:

Pin It on Pinterest

Share This